Han dicho...

Sant Carles de la Ràpita, 1968. Escritor y editor



[En La ciutat invisible -La ciudad invisible] Rosales ha triunfado a la hora de dosificar la información, de crear expectación y de no defraudar al lector entusiasta que debe firmar, desde el principio, el pacto de la ficción sin preguntas de simple cotilleo. Tiene que jugar al juego que nos presenta el autor y que, no en vano, recibió el premio Sant Jordi 2004.

Hacía tiempo que no nos encontrábamos frente un libro así, que sabe casar el amor por el arte, por la belleza, por el conocimiento, con la maestría a la hora de elaborar una trama, y con la buena prosa. Emili Rosales no ahorra detalles, siempre que le entrevistan en los medios, de dar pinceladas sobre la razón de su éxito: ha buscado una voz diferenciada. En tiempos de identificación entre todas las culturas y de intentos, por parte de un determinado sector de la intelectualidad internacional (el de los “ciudadanos del mundo”, ya los conocéis), Rosales elije el camino de los orígenes, de la diferencia. Dice el autor que forma parte de una generación que, o han renunciado a sus sueños, o han tenido que desarraigarse mientras los perseguían. Lo dice el autor, en las entrevistas, y lo dice el narrador, con el relato que tenemos en las manos.

[…] Pero, en último término, el recorrido de ambos protagonistas les unirá en una misma angustia, la de la ubicación en el mundo, la de la identidad. El paisaje es, en este sentido, creador de identidades, más que simple póster de imágenes. Actúa como grave testimonio del tiempo. […] La novela de polis y cacos, la historia de amor perdurable y el relato de las grandes pasiones humanas (la ira, la ambición, la amistad, etc.), todo cabe en este espléndido volumen de Emili Rosales que toma la medida que cada uno de nosotros queramos darle, y según el estilo arquitectónico de nuestra particular y mítica Ciudad Invisible.

  • argus, els millors continguts literaris a internet
  • Viquilletra